...desde 1998

Centro de genética molecular y diagnóstico de enfermedades raras

Evidencia de anticipación en el síndrome de Beckwith-Wiedemann

Cumplimos 20 años de retos y avances increíbles, esto no habría sido posible sin la ayuda de todos los que creyeron en nosotros, a todos vosotros, ¡gracias!

Mié, 04/12/2013 - 14:54 -- Genetaq

Berland y colaboradores nos presentan el caso de dos hermanas y su primo diagnosticados de síndrome de Beckwith–Wiedemann clásico (BWS). Las madres de los niños y una tercera hermana tenían talla alta (178, 185 and 187 cm) y una presentaba características leves de BWS cuando era niña. Sus padres eran de estatura media: 173 cm la madre y 180 cm el padre. La segunda generación de talla alta y la tercera generación de BWS correlacionó con un aumento en la metilación del locus materno H19/IGF2.

Los resultados fueron obtenidos mediante tratamiento de bisulfito y secuenciación de Sanger o secuenciación de nueva generación para cuantificar el grado de metilación CpG en tres localizaciones: la región promotora de H19 y dos sitios de unión CTCF en la región de control de imprinting de H19 (ICR1), específicamente en las repeticiones B1 y B7 de ICR1. Tras el análisis del número de copias de ICR1 y la secuenciación, fue encontrada la misma variante materna NCBI36:11:g.1979595T>C que había sido descrita previamente como causa de BWS en tres hermanos. Como se esperaba, esta variante puntual estaba en el alelo paterno de la abuela no afecta.

Se ha determinado que esta variante nucleotídica afecta la unión del factor de transcripción OCT4 (OCTamer-binding transcription factor-4), el cual puede ser necesario para el mantenimiento del estado de no metilación del alelo materno. Los datos que aportan Berland y colaboradores amplian estos descubrimientos mostrando que la mutación en el sitio de unión de OCT4 causa un cambio incompleto de imprinting (metilación de ICR1) de paterno a materno, y que tras la transmisión materna, la metilación de la variante desmetilada de manera incompleta del alelo ICR1 está incrementada. Esto sugiere que los alelos maternos y paternos de ICR1 son tratados de manera diferente en la línea germinal femenina y sólo el alelo paterno parece ser capaz de sufrir desmetilación.

GENETAQ  ofrece  el estudio del síndrome de Beckwith–Wiedemann mediante MS-MLPA.

Fuente de la noticia